Anoche, el vicegobernador y el intendente de la ciudad, Ricardo y Gustavo Sastre, fueron increpados a la salida del domicilio del vicegobernador por manifestantes antimineros, quienes golpearon los autos oficiales.

En la casa del vicegobernador mantenían una reunión Ricardo, Gustavo Sastre y vecinos del mismo edificio cuando, al retirarse del lugar, fueron receptores de todo tipo de insultos y hasta golpes en los vehículos que los trasladaban por parte de manifestantes antimineros, quienes se encontraban realizando una «radio abierta» con parlantes y megáfonos.

«Fueron muchos los golpes de puño y patadas que le dieron al auto y a los vidrios del auto, en un caso hasta rompiendo uno de los espejos», denunció el intendente Sastre.

«Esto se resuleve  de una sola manera: poniendo límites a este grupo de gente, mucha sveces empujado por personajes que quieren jugar a la política. Es un grupo minúsculo, pero a esta situación hay que ponerles límites. No tengo dudas que uno de los temores que pueden tener es que lleguen empresas que se radiquen y que les tengan que dar una pala para ir a trabajar», afirmó Sastre.