El avión realizó varias pasadas sobre la ciudad de Río Grande y partió hacia la capital fueguina donde aterrizó este lunes primaveral como homenaje a la labor de comunicación y transporte realizado durante casi medio siglo.

El TC–79, basado en la II Brigada Aérea de Paraná, partió el viernes rumbo a El Palomar, desde donde luego continuará su recorrido que lo llevará a aterrizar en otras 17 ciudades durante la próxima semana entre las que se encuentra Comodoro Rivadavia y Ushuaia.

La ruta alcanza tanto a destinos importantes de LADE como a históricos destinos de la compañía, actualmente abandonados, como San Antonio Oeste, Puerto Deseado y Gobernador Gregores.

La gira culminará el sábado 24 de septiembre y comprende los siguientes destinos: Paraná, Palomar, Mar del Plata, Bahía Blanca, Trelew, Comodoro Rivadavia, Puerto Madryn, San Antonio Oeste, Gobernador Gregores, Puerto Deseado, San Julián, Santa Cruz, Río Gallegos, Río Grande, Ushuaia, El Calafate, Esquel, Bariloche y Neuquén, totalizando más de 10.800 kilómetros.

De acuerdo al comunicado de la Fuerza Aérea Argentina, además de sus servicios para LADE, los Fokker “han sabido ganarse el reconocimiento institucional, por las aptitudes demostradas para misiones de transporte y apoyo, vuelos logísticos, operaciones de lanzamiento de paracaidistas, vuelos de asistencia humanitaria y operaciones de apoyo a fuerzas de paz”.

 

Reseña histórica de los Fokker F–27

 

Con el objetivo de reemplazar parte de la flota de aviones de transporte en la Fuerza Aérea, a mediados de la década del “60 comienzan los estudios para la selección de un avión de transporte de mediano y corto alcance que reuniera características operativas tales como despegue y aterrizaje en distancias reducidas, operar en pistas no preparadas y que tuviera la versatilidad de poder ser preparado para distintas configuraciones tales como el traslado de pasajeros, de carga, tropa, evacuación sanitaria y lanzamiento de personal y carga.

Los F–27 operaron desde la I Brigada Aérea de El Palomar, desde la IX Brigada Aérea de Comodoro Rivadavia y luego fueron destinados a la II Brigada Aérea de Paraná. En sus casi 50 años de servicio, se destacaron cumpliendo funciones aerocomerciales de fomento de LADE (Líneas Aéreas del Estado) en la región patagónica y las Islas Malvinas, contribuyeron al establecimiento de la Base Marambio y participaron de la Guerra de Malvinas en 1982, con más de 300 misiones realizadas. Los Fokker F–27, fueron los primeros en establecer los vuelos regulares con aviones turbohélice desde la Argentina hacia las Islas Malvinas. El vuelo inaugural se realizó el 15 de noviembre de 1972, luego que la Fuerza Aérea Argentina construyera una pista provisoria con planchas metálicas de aluminio que permitió que los servicios fueron semanales. Desde 1972 hasta el año 1978, los F–27 volarían más de 2.700 horas, en un servicio continuo que permitió el enlace aéreo con las Islas. Diseñado durante la década del “50 como reemplazo del Douglas DC-3, el F-27 original podía transportar hasta 28 pasajeros en una cabina presurizada, de ala alta, siendo construido por la empresa Fokker, en Holanda, con propulsores turbohélices Rolls–Royce Dart.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here