La primera cooperativa “Manos a la Obra”, está constituida por únicamente mujeres, “somos todas amas de casa y nos juntamos entre todas. Allí nació la idea de formar la cooperativa para tener un sostén económico para nuestros hogares”.

Hace dos meses les otorgaron la matrícula y recientemente concretaron los últimos documentos.

En un primer momento comenzaron siendo siete personas y actualmente son veinte mujeres las que participan “nos empeñamos en el mantenimiento y limpieza de cordones, plazas, escuelas, periféricos. Estamos todas desocupadas desde hace mucho tiempo y generamos nuestro propio espacio laboral”.

“Queremos que si nos toman para trabajar no sea de forma individual, sino como cooperativa. Tenemos el objetivo de sacar nuestras familias adelante, porque muchas somos madres solteras y queremos salir adelante”.

En cada reunión planifican un plan de acción pensando a quién dirigirse, afortunadamente, se han podido contactar con el Gobernador e Intendente de la ciudad y “estamos a la espera de conocer que nos pueden ofrecer, nos garantizaron a que próximamente podría surgir algo, pero no es nada confirmado”.

Ante su búsqueda de encontrar trabajo “no queremos ningún subsidio, queremos un trabajo digno para colaborar a nuestras familias”.