Con fuertes críticas al tarifazo de gas, el senador Julio Catalán Magni confió en lograr una solución de fondo a través de una ley específica, y confirmó la llegada del ministro de Energía Juan José Aranguren para la semana próxima.

Por FM Del Sur, expresó que este tarifazo del Ejecutivo nacional “sigue siendo en el mismo sentido que venimos hablando, desde que Cambiemos tomó la conducción de la Argentina: son decisiones sin medir el impacto, sin tener la mínima sensibilidad por el daño que se genera y lo importante que es para cada una de las regiones las distintas decisiones que se van tomando”.

“En el caso de la quita del subsidio al gas en nuestra provincia, nos pone en una situación muy difícil y lo estamos hablando con cada uno de los representantes del Ejecutivo, estamos en contacto también con Rosana (Bertone), nos reunimos con ella por la tarde, porque amerita ponerlo rápidamente en una agenda de tratamiento prioritario”, consideró.

Y anunció la llegada para “la próxima semana” del ministro Aranguren “con el presidente de la comisión de energía, (Guillermo) Pereyra. Es legislador del Movimiento Popular Neuquino, y están viviendo una situación muy similar a la nuestra”, manifestó, por lo que dio por hecho el respaldo que recibirá la región.

Se espera “plantear una tarifa diferencial a la Patagonia, que nos permita por lo menos no tener este tipo de actitudes del Ejecutivo nacional, sin ningún tipo de contemplaciones por el impacto que genera”, anticipó, y se haría a través de un proyecto de ley.

“Hay gestiones que tal vez no se ven pero se va avanzando y el fondo es generar un ámbito que permita, a través de una ley, dar una respuesta definitiva a estas situaciones”, sostuvo el senador fueguino.

Volvió a cuestionar la toma de decisiones como esta, que “tiene un impacto social y comercial muy fuerte, y se debe tener en cuenta cómo se hace y la distintas problemáticas de cada región”.

“Nosotros repudiamos totalmente este tipo de actitudes pero no dejan de ser más que declaraciones”, reconoció Catalán, por lo cual se avanzará con acciones “para poder dar una respuesta definitiva”.

“Hay que trabajar con el Ejecutivo provincial y los representantes en la Cámara Alta. La situación urge que se den respuestas pronto”, enfatizó.

Y reiteró que “la semana que viene tenemos una reunión con el Ministro de Energía y con el presidente de la comisión de energía, que también es patagónico, para poner en vigencia una ley que permita contemplar esto”.

Admitió que “sin duda había que rever las tarifas, pero lo poco o mucho que se hizo en inversión, lo hizo el gobierno y no la empresa que distribuye el gas, en este caso Camuzzi. La decisión que ha tomado Aranguren, o el Ejecutivo nacional en la figura del ministro, es la misma decisión de cada una de las medidas que llevó adelante el gobierno de Cambiemos desde que asumió: sin medir el impacto que genera y después con paliativos tardíos y chicos”.

Enumeró “la devaluación, la quita de subsidio a las tarifas, la apertura de importaciones, la apertura del cepo”, como medidas que se tomaron en poco tiempo “sin cuantificar el impacto que genera hacia adentro ni lo que va pasando con los aumentos de combustible, que impactan directamente en la generación de inflación y en el costo de los productos en góndola”.

Por otra parte, se refirió a la aprobación de la ley antidespidos como “un primer gesto, que para nosotros es muy bueno”, si bien el veto ya fue anunciado.

En este punto, Catalán manifestó que “el presidente Macri anunció que lo va a vetar y nosotros estamos en total desacuerdo, como un gran sector de la sociedad. Si él toma esta decisión, que es desacertada, va a empezar a generar en la sociedad un sinceramiento del discurso con la realidad que lleva adelante. El discurso de Cambiemos era el diálogo, el respeto, construir en conjunto, decir que sí se puede. Eso escuchamos en la campaña y a la hora de la verdad, se termina derrumbando. El discurso lo vive la gente día a día, cuando el gobierno dice que el segundo semestre la Argentina va a estar floreciente y creciendo. Cualquier persona con sentido común sabe que no va a ser así. Y si fuera de esta manera, ¿qué problema hay en llevar adelante una ley antidespidos por seis meses, si va a ser todo bueno la segunda mitad del año?”, se preguntó.

Advirtió que si el Presidente deroga la ley como está anunciando, “va a derrumbar un discurso poco serio, poco sustentable. Día a día va quedando al desnudo que no es más que un discurso”, concluyó.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here