La Universidad Nacional de Tierra del Fuego presentó la primera etapa de un Proyecto sobre Restauración Hidrológica, desarrollado conjuntamente con la Dirección de Recursos Hídricos de la Provincia, sobre una turbera de 15 hectáreas ubicada en un área protegida del centro de la Isla.

 

El secretario de ciencia y tecnología de la Universidad Nacional de Tierra del Fuego (UNTDF), Rodolfo Iturraspe, disertó en el marco de la reunión de presentación preliminar de los Planes de Manejo de las áreas naturales protegidas: Reserva Río Valdez y Laguna Negra, elaborados por la Dirección de Áreas Protegidas dependiente de la Secretaria de Ambiente, Desarrollo Sostenible y Cambio Climático de la Provincia (SDSCC), con la asistencia del Centro de Investigación y Extensión Forestal Andino Patagónico (CIEFAP).

 

El encuentro, celebrado esta semana en la sede del INTA de Ushuaia, tuvo por objetivo consensuar junto a actores sociales, instituciones y organismos científicos que trabajan en el centro de la Isla de Tierra del Fuego, respecto al proyecto de zonificación diseñado para la preservación el sector. La labor fue expuesta por un equipo de profesionales que prestó un servicio especial a la SDSCC, a través de la realización talleres participativos, relevamientos y trabajos de campo ejecutados en dichas áreas protegidas por normativa provincial.

 

En este marco, el Ingeniero Iturraspe, en su rol de docente investigador de la UNTDF presentó la primera etapa del Proyecto de Restauración Hidrológica sobre una turbera de 15 hectáreas, ubicada en un área protegida del centro de la Isla, degradada por la explotación de emprendimientos productivos ubicados en la franja natural. Se trata de un trabajo técnico a desarrollar conjuntamente con la Dirección de Recursos Hídricos de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Provincia, que implicará el cierre de los drenajes impactados para restablecer naturalmente los niveles de agua para luego controlar, en forma permanente, los niveles hidrológicos.

 

“Esta es la primer experiencia de restauración de una turbera que se realiza en el país” destacó Rodolfo Iturraspe, al mencionar que esta acción de mitigación “es necesaria para continuar a largo plazo, los trabajos de restauración integral de estos ecosistemas naturales, y sobre los cuales deberemos promover un uso apropiado y responsable, ya que sabemos que una turbera demora entre 10 mil y 12 mil años en alcanzar el desarrollo que observamos en el presente”, sostuvo el investigador.

 

Cabe destacar que las turberas son humedales característicos de Tierra del Fuego, ecosistemas que representan un 13% del territorio de la Provincia. Estos regulan los ciclos hidrológicos y son por excelencia moderadores climáticos naturales porque capturan el CO2 de la atmosfera y lo fijan como materia orgánica vegetal que se acumula. Desde el punto de vista paisajístico tienen un valor muy importante a preservar para el sector turístico, que en general espera encontrar en la Provincia ambientes prístinos acorde a la marca Tierra del Fuego.

Por último, Iturraspe valoró la colaboración institucional entre  la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sostenible y Cambio Climático y la UNTDF, para el desarrollo del proyecto.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here