Ya se sabía que Cristina Kirchner no iba a estar este domingo en el búnker del Frente de Todos por el reposo que le indicaron los médicos después de su histerectomía, pero la vicepresidenta siguió de cerca  el minuto a minuto de la elección y se comunicó con Alberto Fernández para felicitarlo después del mensaje que el Presidente grabó en Olivos. Esencialmente, Fernández anunció en ese primer discurso el envío al Congreso de un proyecto de ley llamado Programa para el Desarrollo de la Argentina que incluirá el acuerdo que hasta el momento se haya alcanzado con el Fondo Monetario Internacional y le pidió a la oposición «priorizar los acuerdos nacionales». El Presidente dejó clara su postura en relación con la oposición: «si queremos resolver estos desafíos a los que nos enfrentamos necesitamos que las grandes mayorías generen consensos».

La felicitación de Cristina Kirchner fue previa al festejo en Chacarita, en el que al filo de la medianoche el Gobierno y sus principales figuras festejaron haber remontado el resultado en provincias clave como la de Buenos Aires. «No estuvo atada al resultado electoral», dijeron a este diario desde el entorno del Presidente.

Y es que la vicepresidenta viene desde hace tiempo planteando que para que sea viable la Argentina en el futuro, todas las fuerzas políticas deben comprometerse a avanzar en el mismo sentido en algunos puntos, como la negociación con el FMI, porque más allá de que la deuda la haya tomado el expresidente Mauricio Macri, va a seguir como una sombra a cualquier gobierno que suceda al del Frente de Todos.

«Quiero anunciar que en la primera semana de diciembre de este año enviaremos al Congreso de la Nación un proyecto de ley que explicite el Programa Económico Prurianual para el Desarrollo SustentableContemplará los mejores entendimientos que nuestro gobierno haya alcanzado con el staff del FMI en las negociaciones que lidera nuestro ministro de Economía, Martín Guzmán, sin renunciar a los principios de crecimiento económico e inclusión social a los que me he referido previamente», dice un fragmento del texto de 8 páginas que grabó el Presidente.

Antes, responsabilizó al gobierno de Mauricio Macri por la deuda contraída, como hace frecuentemente. «Es tiempo de también de resolver el problema derivado de la deuda contraída por el Gobierno que me precedió con el Fondo Monetario Internacional. Ése es el escollo más grande que enfrentamos para continuar en la senda de la recuperación económica y de la construcción de un país con mayor equidad», puede leerse.

Por eso, afirmó Fernández, «precisamos que la relación entre el Gobierno y el Congreso Nacional, el la Cámara de Diputados y en el Senado, sea fructífera,  por el interés general de nuestro país».

Claro que para que ese proyecto de ley se convierta en ley, el oficialismo deberá negociar con la oposición y alcanzar acuerdos con el macrismo en ambas cámaras. Nada fácil. En la elección de este domingo, el Gobierno perdió la mayoría en el Senado, pero desde el entorno del Presidente dijeron a este diario que no ven ese retroceso como un obstáculo insalvable. «Será cuestión de buscar aliados», dijeron.

Un obstáculo llamado Mauricio Macri

Aunque no tiene banca en el Congreso y su liderazgo dentro de Juntos por el Cambio esté discutido, el primero en salir a rechazar la generación de consensos respecto de la deuda fue justamente quien la tomó, el expresidente Mauricio Macri.

“Suena más a oportunismo”dijo Macri al canal La Nación +, y agregó: “En el mismo discurso en el que le echa la culpa a Juntos por el Cambio… No parece la mejor manera de invitar”.