Una mujer, que se desempeña como oficial civil en la Armada, denunció públicamente que desde 2013 vivió situaciones de acoso laboral y sexual que derivaron en una situación de abuso en el interior de la Base Naval de Ushuaia.

Ella tiene 28 años y es madre soltera de un nene de 13. En 2011, ingresó a la Armada ilusionada con seguir la carrera militar. Sin embargo, se fue desencantando. En 2013, llegó a la base un suboficial, casado y con hijos, que la doblaba en edad. «Yo tenía un cargo bajo, de marinero. Él era uno de los jefes y me decía que si estaba con él iba a mejorar económicamente y en el trabajo», detalló. «Yo trataba de eludirlo, pero aparecía cuando estaba sola limpiando y me decía cosas como que le gustaban mis pechos», sumó Lucía.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here