Gustavo Melella cruzó fuertemente a su par interino de Tucumán, Osvaldo Jaldo, por la situación de las textiles en Tierra del Fuego, rechazando las críticas que la señalan como una industria que no genera valor agregado. El Gobernador indicó que las empresas radicadas en la provincia no representan “competencia desleal para ninguna industria del rubro que esté funcionando en cualquier punto del territorio”.

El gobernador Gustavo Melella cruzó fuertemente a su par interino de Tucumán, Osvaldo Jaldo, por la situación de las textiles en Tierra del Fuego, rechazando las críticas que la señalan como una industria que no genera valor agregado y defendiendo la continuidad de cada una de ellas frente a las intenciones de quitarles los beneficios del subrégimen industrial.

La reacción de Melella surgió tras conocer los detalles de un encuentro que mantuvo el ministro de Desarrollo Productivo de la Nación, Matías Kulfas, con el mandatario de Tucumán, en el que éste último solicitó que se revea el subrégimen de promoción porque “va en detrimento de otras industrias textiles, sobre todo del Noroeste argentino”.

Según Jaldo “se termina importando tela de China, aplican un proceso y luego la introducen al continente. No genera valor agregado, porque solo dan trabajo a 700 personas contra 3.800 de Tucumán”.

Frente a lo expuesto por Jaldo, el gobernador Gustavo Melella dejó en claro que el subrégimen, que beneficia el desarrollo de distintas industrias instaladas en esa provincia, entre ellas la textil, se viene aplicando desde hace casi cincuenta años y que no significa “competencia desleal para ninguna industria del rubro que esté funcionando en cualquier punto del territorio”.

Melella sostuvo que “cada puesto de trabajo que se genera en el país es importante y resulta de una visión muy acotada contraponer en este aspecto una región contra otra. Los empleos en Tucumán son tan importantes como los de Tierra del Fuego”.

El Gobernador consideró que tales apreciaciones “tal vez estén fundamentadas en un desconocimiento total de la realidad que se vive en nuestra provincia” y por ello invitó a su par tucumano y al propio ministro Kulfas, “a que conozcan cómo funciona la industria textil en Tierra del Fuego. Acá verán la inversión y el desarrollo tecnológico que tienen. Nos ha pasado también cuando criticaban la industria electrónica y tecnológica de nuestra provincia, pero quienes la conocieron pudieron comprobar que lejos de atentar contra cualquier otra del país brindan una complementariedad imprescindible para el desarrollo productivo nacional”.