Organizado por la Pastoral Evangélica, local, se llevó adelante este sábado en horas de la tarde, una marcha por las calles de la ciudad de Río Grande en reclamo de la apertura de los templos de la provincia.

RIO GRANDE.- De la mano de la Pastoral Evangélica de esta ciudad, en horas de la tarde de este sábado se llevó adelante una gran caravana de fieles quienes reclaman por la apertura de los templos de toda la provincia.

La convocatoria dio inicio a las 15:00 y partió desde la intersección de calle Prefectura Naval y Ruta 3.

Mediante una gacetilla de prensa, desde la organización indicaron que el propósito es bendecir las ciudades de Río Grande, Tolhuin y Ushuaia, “orando a dios por protección, por reactivación económica y por la salud integral de las familias”.

En diálogo con la prensa, el pastor Jorge Cayo dijo que “estamos viendo con tristeza que la apertura de los templos se posterga cada vez más. No hay antecedentes ideológicos ni científicos y no entendemos que se siga postergando la apertura de los templos evangélicos”.

Aseguró que desde el sector evangélico al que representa, no están en conflicto con nadie. “No es nuestro espíritu sino que buscamos la paz”.

“Entendemos que pasó un tiempo prudencial por lo que creemos que se debe aceptar la realización de cultos”, manifestó Cayo.

La idea de esta caravana es la de “bendecir a las familias y pedir por los gobernantes que creemos que están haciendo las cosas bien”.

El recorrido

Cabe señalar que la caravana se inició en Chacra 2. Partió desde la interseccióin de Ruta Nacional N°3 y Prefectura Naval Argentina en dirección a Av. San Martín. Luego se continuó por Av. San Martín en dirección a la rotonda de Santa Fe y San Martin.

A partir de allí se dirigieron por la Ruta 3 del acceso Sur en dirección a Federico Echelane (Ruta 5) hasta acceder a Kaiken (Chacra 11) para continuar por Punta Popper en dirección a la rotonda de Ruta Nacional N°3 y Punta Popper.

Nuevamente en la Ruta Nacional N°3 se avanzó hacia Av. San Martin hasta hasta Tomás Espora (Centro) para terminar en Augusto Lasserre, más precisamente en la Plaza Almirante Brown y calles aledañas.