Fue en Pinamar, a donde viajaron para los Juegos Evita para Adultos Mayores.

Toda una vida pasaron sin ver el mar.

Abuelos de la meseta de Chubut nunca habían conocido la postal de la inmensidad del mar, ni escuchado el ruido que hacen las olas hacen al romper en la orilla.

Fue lejos de las costas de Chubut donde pudieron vivirlo por primera vez.

Un grupo de abuelos viajó a Pinamar a participar de los Juegos Evita para Adultos Mayores, y no dejaron pasar la oportunidad de vivir ese momento.