“Tenemos la expectativa de mejorar la calidad de vida de la gente, somos conscientes del momento que atraviesa la gente, la Provincia y el país”, analizó esta tarde luego de prestar juramento como Legislador de la Provincia. Agregó que la dirigencia política “tiene un gran desafío por delante para trabajar mancomunadamente, sabiendo lo mal que la está pasando la gente” y pidió dejar los personalismos de lado “y poder avanzar”.

“Estamos tratando de contribuir para que al Gobierno le vaya bien, porque si esto pasa, a la gente le va bien. Nos entregaron una Provincia altamente endeudada; con una situación compleja; con un reclamo salarial pendiente, y lamentablemente las posibilidades del nuevo Ejecutivo no son las expectativas de la gente”, sostuvo.

La Gobernadora saliente, “dejó una Provincia devastada y muy complicada financieramente. No voy a entrar en detalle de las bajezas cometidas las últimas semanas pero, sin dudas, nos perjudican a todos”, lamentó.