La mítica sede partidaria del Movimiento Popular Fueguino fue el punto de encuentro para formalizar y afianzar el hermanamiento del trabajo en conjunto que realizaran los concejales del Movimiento Ricardo Garramuño y Gastón Ayala, quienes coincidieron en la necesidad que le manifiestan los vecinos de unificar y volver hacer fuerte al partido, en dejar de lado mochilas partidarias y optimizar el trabajo en conjunto de cara a las elecciones 2019.

Ante los equipos técnicos de los concejales y a militantes de las distintas líneas los concejales del Movimiento Popular Fueguino, Ricardo Garramuño y Gastón Ayala formalizaron su unidad para trabajar en conjunto dentro y fuera del Concejo Deliberante. Resaltaron que el respeto y la confianza son los pilares fundamentales para esta alianza con el propósito de avanzar hacia un objetivo concreto.

 

Garramuño: “Estamos creando un gran equipo de trabajo”

“Hemos decidido caminar esta senda juntos, los propios vecinos son quienes nos solicitan dejar mezquindades de lado y avanzar como partido” señaló el Concejal Ricardo Garramuño, manifestando su deseo que se sumen otros espacio a este hermanamiento.

“Para mí es una alegría enorme que esta reunión se concrete, es momento de dejar de hablar de sectores, estamos creando un gran equipo de trabajo pensando en lo que viene por delante” expresó.

“La construcción del MoPoF va mucho más allá de los egos particulares de cada uno, es momento de generar el crecimiento que nos piden los vecinos cada vez que recorremos la ciudad” enfatizó Garramuño para finalizar.

 

Ayala: “La realidad reclama un gesto de unidad del MPF para recuperar el protagonismo”

En uso de la palabra, el concejal Gastón Ayala convocó a “acercarnos y trabajar como equipo, para construir entre todos, en el convencimiento de que el Movimiento Popular Fueguino tiene que volver a ser protagonista en la ciudad y la provincia”. Y llamó a “fortalecer las bases de nuestro partido para recuperar el lugar que nunca debimos perder, con el compromiso y la voluntad de apostar al diálogo y al consenso”.

Ayala reconoció que junto al concejal Garramuño, “cada uno de nosotros traía una ‘mochila’ que tal vez ni siquiera nos correspondía; porque ni siquiera nos conocíamos”, y afirmó que “el trabajo diario legislativo en el Concejo nos fue acercando, nos llevó a darnos cuenta de que esas ‘mochilas’ nos impedían creer en nosotros mismos, y es momento de empezar a ver las cosas desde otro lugar”, reflexionó.

“El afiliado y todos los vecinos, están esperando y reclamando un gesto de unidad del partido para volver a ver al Movimiento en el lugar que se merece”, analizó Ayala.  Por eso, “tenemos que fortalecernos hacia adentro, para poder presentarnos de otra manera hacia el resto de la comunidad, respetando las diferencias pero priorizando al Partido, que es lo más importante”, dijo. “Tenemos la gente, la militancia, la experiencia y la fuerza para hacerlo realidad”, sostuvo.

 

SIN COMENTARIOS