En el transcurso de la noche del pasado miércoles, alrededor de las 23:00, se produjo un hecho confuso en la ciudad de Río Gallegos.

Todo comenzó en una vivienda ubicada en la inmediación de la calle Don Bosco al 300 donde reside un hombre mayor de edad con su hijastro.

En ese momento el joven se encontraba con una mujer tomando bebidas alcohólicas cuando en determinado momento ambos se habrían quedado dormidos.

Transcurridos algunos minutos la joven se despertó y notó que tenía el pantalón desprendido, se levantó y sustrajo el celular del padrastro del muchacho y procedió a retirarse de la vivienda, cuando el hombre mayor se percató de lo sucedido, salió con la intención de detenerla para que le devolviera su teléfono.

Al no poder, su hijastro intentó hacer lo mismo, pero no pudo ya que la mujer se subió a un taxi y se retiró del lugar.

Seguidamente a esto el muchacho procedió a tomarse otro taxi y dirigirse hasta el BIN 4, ubicado en el predio de la UNPA, donde residía la chica para recuperar el teléfono, mientras que el padrastro se trasladó hasta la Comisaría Primera para radicar una denuncia por hurto.

Seis heridas cortantes

Transcurridos varios minutos, el muchacho llegó hasta las inmediaciones de dicha vivienda.

Previamente la chica al llegar a su casa le contó a su madre y “primo” que habría sido abusada por este joven.

El mismo al bajar del taxi tuvo una discusión con el primo de la joven, el cual terminó apuñalando seis veces al muchacho por la presunta acusación de abuso sexual.

Posteriormente a esto la joven, la madre y el primo se dirigieron hasta la Comisaría Primera para realizar una denuncia por abuso sexual.

Asimismo, el personal del Comando Radioeléctrico dio aviso a la Comisaría Cuarta que en el BIN 4 había un joven apuñalado.

Los efectivos policiales al arribar al sitio anteriormente mencionado constaron la veracidad de los hechos, por lo que solicitaron la presencia de un móvil sanitario.

Los profesionales médicos al llegar a la vivienda determinaron el inminente traslado hasta el Hospital Regional de Río Gallegos.

En la guardia fue sometido a varios estudios y se pudo saber que el joven había sufrido seis heridas cortopunzantes.

Mientras tanto en la Comisaría Primera ante la denuncia de la joven, se activó el protocolo para estos hechos y fue derivada al cuerpo forense, quienes extrajeron muestras e incautaron las prendas de vestir de la menor de edad.

No obstante, a las horas el joven que se encontraba internado en el hospital despertó y pudo dar testimonio de lo sucedido, aportando características del agresor.

Asimismo, los oficiales se percataron que las datos coincidían con el muchacho que había ido a denunciar junto a su prima, por lo que procedieron a su aprehensión en la Comisaría Primera.

Por otra parte, se pudo saber que la víctima del ataque, se encuentra fuera de peligro y en observación por al menos 24 horas.

FUENTE: TIEMPO SUR