Los detenidos tenían funciones distintas. Las mujeres contactaban a las víctimas por Facebook, luego les pedían el whatsapp por donde intercambiaban fotos. Luego, un “falso papá enojado”, los amenazaba con denunciarlos.

Ocho personas cayeron a manos de la Policía luego de ser descubiertos en maniobras extorsivas.

Se investigó durante cuatro meses una modalidad que incluyó al menos diez casos a través de la cual un grupo de personas captaba a los damnificados a través de las redes sociales, les pedían fotografías íntimas y luego los extorsionaban a través de la exigencia de dinero bajo la amenaza de hacer públicas esas imágenes o de impulsar denuncias.

Los pagos se efectuaban a través de diversos mecanismos pero un sujeto era el encargado de realizar la recaudación de esas prácticas.

Allanamientos

La Policía del Chubut realizó 10 allanamientos: uno fue en el Instituto Penitenciario Provincial, pero hubo procedimientos y detenciones en Gaiman, Trelew y Puerto Madryn en relación con la investigación por una ‘Asociación Ilícita en concurso real con extorsión’ que comenzó con la División de Investigaciones de Trelew y contó con la intervención de la fiscal Silvia Pereira y el juez Marcelo Nieto Di Biase.

Detenciones

Se detuvo a 2 mujeres, un hombre y se individualizó al sujeto que operaba desde el Instituto Penitenciario Provincial ubicado en la ruta 3.

Además, se incautaron 2 armas de fuego, equipos de informática, celulares, pendrives y otros elementos de interés para la investigación en que va en curso.

Extorsión

El comisario general Miguel Gómez señaló que “la investigación la originó la División de Investigaciones de Trelew y duró 4 meses. A través de las redes sociales, las mujeres establecían confianza con los hombres, se intercambiaban fotos íntimas y –posteriormente- aparecía un “falso padre” que simulaba estar enojado por las fotos en los celulares de sus hijas y comenzaba la extorsión a través de la cual se solicitaba un pago o en caso contrario iban a resultar denunciados. Los montos solicitados oscilaban entre $7000 y $12.000”. El jefe de la fuerza confirmó que los cobros extorsivos se sustanciaban por sistema de Rapi Pago o Pago Fácil.

En Gaiman

“Había una persona que cobraba que también la detuvimos en un allanamiento en Gaiman. Pudimos determinar que el interno del Instituto Penitenciario comandaba esta organización. Existió una denuncia en Comodoro Rivadavia que dio inicio a todo este proceso investigativo. Todos los involucrados son conocidos en el ambiente policial. Todavía, hay personas que restan localizar en vinculación con esta banda”, cerró Gómez.

Mientras tanto, la fiscal Pereira trabajaba intensamente para ordenar las imputaciones y los trámites judiciales para la audiencia de control de detención.