El precandidato presidencial de Alternativa Federal dijo que está de acuerdo con el fondo de la iniciativa, pero que el camino elegido por el Gobierno “no es el correcto”.

Desde el martes entró en vigencia el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) de extinción de dominio, que generó el rechazo de la oposición y que podría ser discutido en el Congreso en sesiones extraordinarias. Uno de los dirigentes de la oposición que cuestionó la medida es el gobernador de Salta y precandidato presidencial de Argentina Federal Juan Manuel Urtubey, que consideró que la resolución “le va a terminar haciendo el juego a los corruptos y narcotraficantes”.

El DNU 62/2019 sobre la recuperación de bienes provenientes de delitos graves fue publicado en el Boletín Oficial para agilizar la extinción de dominio. El proyecto fue aprobado en Diputados en 2016, mientras que el año pasado el Senado le hizo cambios el año pasado. Debía volver a tratarse en la Cámara baja pero no lo volvieron a debatir, por falta de consenso.

Urtubey consideró que la extinción de dominio es “un concepto indiscutible” pero advirtió que establecerlo por decreto de necesidad y urgencia “no es el camino correcto”. “Se presta a discusiones, al final del camino le vamos a terminar haciendo el juego a los corruptos y narcotraficantes porque vía recursos judiciales le van a terminar ganando juicios al Estado”, afirmó.

“A veces jurídicamente se plantean disparates, pero como queda lindo decirlo… quién te va a decir que esta en contra de la extinción de dominio”, indicó. “Debería ser ley desde hace mucho tiempo”, planteó, en diálogo con radio La Red.

De cara a las elecciones, el precandidato presidencial de Alternativa Federal dijo que la intención del espacio -conocido como “peronismo alternativo”- es abrir el juego y dijo que “sería buenísimo” que se sumara el ex ministro de Economía Roberto Lavagna. El ex funcionario mantiene conversaciones con dirigentes de la fuerza pero todavía no definió si será candidato.

“Pretendo que Alternativa Federal se abra para todos los que quieran construir un proyecto que termine con la grieta entre kirchnerismo y macrismo, para sacarnos de esta dialéctica que nos hace mal”, afirmó. “Entre Cristina Kirchner y Mauricio Macri se junta la mitad de los votos. La otra mitad podría ser esta alternativa, que si es vigorosa puede ganar la elección”, dijo.