Las últimas jornadas cambiarias habían sido aliviadoras para el Gobierno Nacional y, tras la caída que la divisa estadounidense había sufrido el pasado lunes, este martes cerró con una nueva suba. El descenso se debía al nuevo sistema de intervención autorizado por el Fondo Monetario Internacional. En este sentido, el retroceso del dólar había sido para tomar impulso y mientras que en el promedio minorista terminó operando a 43,40 pesos, en el segmento mayorista la suba alcanzó los setenta y siete centavos para cerrar en 42,39 y alejarse del piso que había registrado los últimos días.

De esta manera, se cortó una racha de seis bajas consecutivas que habían venido de la mano de una mayor liquidación. Se presume que este nuevo alza podría ser por las nuevas medidas económicas que Mauricio Macri presentará en conferencia de prensa el próximo miércoles que podrían afectar al mercado interno y externo.

Al mismo tiempo, subrayan que la suba se produjo por el vencimiento de los bonos BOTEs -que supieron comprar importantes fondos extranjeros como BlackRock y Templeton a pedido del ex ministro Luis Caputo-, lo que alimentó la demanda de divisas, algo que no logró ser satisfecha por ninguna de las dos subastas oficial donde se vendieron 30 millones de dólares del Tesoro. A pesar de ello, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) conducido por Guido Sandleris, convalidó una tasa de interés a la baja, con la cual adjudicó 216.773 millones pesos vía Leliq a un promedio de corte de 66,79 por ciento, unos seis puntos básicos menos que en el último cierre.