Ante las nuevas reglas de las prisiones preventivas. Luis D’Elia presentó el recurso y el Pata Medina lo hará el lunes.

En simultáneo con el «viento de cambio» que sopla en los tribunales respecto de los criterios para dictar prisiones preventivas, comienzan a sumarse pedidos de excarcelación por parte de detenidos que aún no han sido juzgados o bien tienen condena pero ha sido apelada, por lo que pueden aspirar a estar en libertad hasta tanto no se confirme la sentencia en su contra.

Por ejemplo, el dirigente Luis DElía pidió la excarcelación en la causa en la que está condenado a tres años y nueve meses de prisión por la toma de una comisaría en el barrio porteño de La Boca, en 2004. El planteo fue formulado por la defensa del referente del partido Miles ante el Tribunal Oral Federal 6, que lo condenó al término de un juicio oral, aunque el veredicto está bajo revisión en instancias de apelación.

El abogado Adrián Albor argumentó la inexistencia de riesgo de fuga o entorpecimiento de la investigación, que está concluida. Sin embargo, el tribunal rechazó el recurso. El fallo fue firmado por el presidente del cuerpo, Luis Panelo, y sostuvo que D´Elía está condenado y cumpliendo su pena y no bajo una prisión preventiva, por lo que no corresponde reevaluar su detención.

En tanto, el sindicalista Juan Pablo «Pata» Medina pedirá el beneficio el próximo lunes en la causa de lavado de activos y asociación ilícita por la que permanece detenido desde septiembre de 2017 en el penal de Ezeiza, mientras continúa con una huelga de hambre.

El abogado César Albarracín anunció que «vamos a hacer la presentación el próximo lunes porque la nueva ley es beneficiosa, tiene criterios más claros, aunque también sabemos que no será automático, no dice que deban excarcelarse todos los casos, pero sí obliga a un nuevo análisis y, de acuerdo a eso, se reduce la discrecionalidad del juzgado, que a nuestro modo de ver tuvo arbitrariedades».