El Gobierno dio marcha atrás con la idea de frenar los aumentos por noventa días. Ahora dicen que tratarán de consensuar con las petroleras que no haya aumentos. Quejas de los gremios petroleros, entre ellos el liderado por Jorge «Loma» Ávila.

Apenas once horas después de que el presidente Mauricio Macri anunciara que habría un congelamiento de los precios de los combistibles por 90 días, el Gobierno tuvo que salir a admitir que no publicará mañana en el Boletín Oficial la instauración de la Ley de Abastecimiento, algo que era esencial para poder obligar a las empresas petroleras a congelar las tarifas.

Según trascendió este miércoles por la noche, el FMI habría hecho contactos con el Ministerio de Economía para evitar que esto suceda, por lo que la cartera económica decidió dar marcha atrás con el anuncio presidencial y este jueves mantendrá reuniones con las empresas petroleras para consensuar un congelamiento de hecho sin necesidad de obligarlos por ley.

Quejas de «Loma» Ávila

“Las medidas económicas de Macri ponen en jaque las inversiones en la Cuenca del Golfo San Jorge”, aseguró este miércoles el secretario general del Sindicato del Petróleo y Gas Privado del Chubut, Jorge «Loma» Ávila, al referirse a la idea de congelar el precio de los combistibles aplicando la Ley de Abstecimiento, y consideró que una medida de ese tipo «podría tener consecuencias catastróficas para la Patagonia y puntualmente para la Cuenca del Golfo San Jorge y la provincia del Chubut».

El dirigente de los petroleros señaló que en la zona no estamos ajenos a Vaca Muerta, puesto que el petróleo Brent se utiliza en una mezcla con el Colque de Chubut, el barril criollo,“y esto sin dudas está poniendo en jaque las inversiones en la provincia. Hoy estuve con las operadoras y vi con mucha preocupación que miraban el tema de paralizar la inversión, lo que significa en algunos casos bajar la actividad. Y eso, es sacar gente”, advirtió Ávila.

“Hablé con el ministro Dante Sica y le explicaba que no hay otra forma de hacerlo y esto a Chubut la va a poner en muy mala posición, es una muy mala noticia para nosotros esta medida económica. Si bien para algunos trabajadores en el resto de la República Argentina puede ser bueno, no lo es para la Cuenca del Golfo. Es un golpe tremendo la inversión, que no se puede sostener”, disparó Ávila antes de conocer la marcha atrás del Gobierno.

“Hoy tenemos un barril que está rondando los 50 o 51 dólares y se utiliza para la mezcla con el Medanito, del que encima se puede exportar nada más que el 40%. Y de lo que se exporta, se le saca cuatro pesospor dólar. Entonces, si no se plantea otra estrategia en el tema petrolero, va a ser catastrófico para Neuquénpero también paro nosotros”, alertó Ávila.

 

“Las medidas de inversión ya están paralizadas. En Pampa del Castillo se paralizó la construcción de los molinos eólicos y también estaba en discusión con varias operadoras la subida de dos o tres equipos más, algo que ahora queda en suspenso hasta tanto no podamos establecer cuál es la verdadera política de energía con el tema petróleo, porque así como está la situación ahora a las operadoras los que le conviene es exportar combustible y no hacer la mezcla en Argentina. Realmente es una situación compleja, que viene atada al precio del barril internacional, pero también al valor del dólar en la Argentina”, analizó Ávila.