Fernández llamó a cuarentena de 14 días para las personas que regresen de China, EEUU, Corea del Sur, Japón, Irán y países de Europa.

El presidente Alberto Fernández enfatizó esta mañana que los argentinos que vuelvan de países de riesgo (China, Estados Unidos, Japón, Irán, Corea del Sur, Alemania, España, Italia y Francia) y no se aislen en sus casas por 14 días a modo preventivo por coronavirus, estarán incurriendo en un delito.

Si bien la decisión del jefe de Estado se hará oficial en las próximas horas a través de un decreto de necesidad y urgencia (a publicarse en el Boletín Oficial), el Código Penal ya establece duros castigos a los imprudentes.

Actualmente, la normativa indica entre tres y 15 años de cárcel para las personas que propaguen «una enfermedad peligrosa y contagiosa» (artículo 2). No aislarse en casa también conllevará sanciones económicas.

«Cuando alguno de los hechos previstos en los artículos anteriores fuere cometido por imprudencia, negligencia, impericia en su arte o profesión o por inobservancia de los deberes a su cargo, se impondrá multa de $ 5.000 a $ 100.000; si tuviere como resultado enfermedad o muerte se aplicará prisión de seis meses a cinco años», se explica en el artículo 203 del capítulo IV referido a delitos contra la salud pública.

Además, el artículo 205 establece que será reprimido con prisión de seis meses a dos años, el que violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes, para impedir la introducción o propagación de una epidemia.

Argentina ha registrado 19 casos, de los cuales uno murió el sábado último (tenía afecciones anteriores). La víctima fatal corresponde a un hombre de 64 años que había arribado a Buenos Aires procedente de Francia.

Hasta el momento la epidemia ya provocó la muerte de más de 1.100 personas fuera de China continental, donde el brote ya se cobró más de 3.100 víctimas fatales.