Se trata de un insecto que fue encontrado en dos provincias argentinas. Los especialistas aseguran que se trata de un arácnido poco estudiado, que posee grandes piezas bucales y es muy venenoso.

Una nueva especie de araña fue hallada en Santiago del Estero y Córdoba. Sería de la familia de la conocida “araña camello” y, según los especialistas, comería carne humana.

Según describieron, su apariencia es feroz, posee grandes piezas bucales llamadas quelíceros y tienen fama de comer carne humana y ser muy venenosos. Miden unos 2 centímetros de largo y poseen manchas claras en las membranas laterales de su cuerpo.

Los biólogos celebraron el hallazgo de esta especie llamada Gaucha ramirezi.”Es importante conocer la biodiversidad de nuestro país para saber cuál es nuestro patrimonio biológico y así poder preservarlo”, afirmó el director del estudio, el doctor Andrés Ojanguren-Affilastro, investigador del CONICET en el Museo Argentino de Ciencias Naturales Bernardino Rivadavia (MACN).

Las arañas fueron colectados a mano o mediante “trampas de caída”: recipientes abiertos en su parte superior, llenos de líquido conservante y enterrados al ras del suelo, donde se espera que los animales caigan.

Luego, los investigadores las estudiaron con lupas, microscopios y pruebas de ADN para establecer su “parentesco” con otras especies.