La situación laboral en la empresa productora de agar-agar es muy compleja y los 23 trabajadores de Algas Soriano aguardan alguna definición que cambie su panorama laboral. Desde el STIA intentan encontrar una salida política.

Los trabajadores de Algas Soriano no obtienen ninguna respuesta desde julio del 2018 y siguen sin cobrar salarios.

La planta es la única del país que producía agar-agar y carrageninas.

Esas sustancias son elaboradas a partir de algas marinas que sirven como gelificante para dulce de batata, dulce de leche, cremas, chacinados y otros productos alimenticios.

Los trabajadores de Algas Soriano cobran un subsidio de $ 5.000, gestionado por la Municipalidad y la Provincia.

“Hace siete meses que estamos abandonados por la patronal, sin cobrar el sueldo” le contaron los trabajadores a la prensa.

Desde el Sindicato de la Alimentación vienen gestionando una salida política.

Por el momento no se dieron soluciones concretas de parte del municipio y la Provincia de Chubut.

Ambas gestiones esperan que los dueños resuelvan el conflicto o que aparezca un posible comprador.

Desde el gremio buscan sostener las fuentes de empleo y terminar con la angustiante incertidumbre de los trabajadores.

“No estamos despedidos, pero no estamos trabajando”, contaron los empleados.

“A veces nos hacen los depósitos de jubilaciones, pero no cobramos el sueldo”, aseguran.

En el 2013 comenzó el proceso de apertura de importaciones de agar-agar, principalmente desde China, a precios mucho menores.

Es por eso que en marzo del 2017, Soriano se “reconvirtió” y empezó a procesar agar-agar importado.

Así quedaron unas 36 personas en la calle.

Desde mayo del 2018, la empresa empezó a pagar los sueldos en cuotas, hasta que dejó de pagar en agosto.

SIN COMENTARIOS