Dentro de la sede del Consejo de Localidad de Puerto Madryn se llevó a cabo la regularización. Patricio Rosales es quien estará al frente. Participó además el titular de la CGT del Valle, Luis Núñez, quien destacó que se pueda llegar a poner nuevamente en funcionamiento las instituciones.

En la sede del Consejo de Localidad del partido Justicialista se concretó la normalización de las 62 Organizaciones Peronistas, el brazo político de la CGT del Valle del Chubut. En la ceremonia se contó con la participación del  secretario de Interior de las 62 Organizaciones Peronistas, Domingo Bruno, Hugo Benítez, secretario general de la Asociación Obrera Textil a nivel nacional, quienes estuvieron acompañados por el titular de la CGT del Valle Inferior del Río Chubut, Luis Núñez; la titular del Seyom, Marcela Fanego, Patricio Rosales, de UTGHRA. De esta forma se dio un paso trascendental en materia política para el movimiento obrero porque se logró recuperar un elemento clave para el posicionamiento político de los trabajadores.

Patricio Rosales, que estará al frente de las 62 Organizaciones Peronistas, manifestó que “los trabajadores necesitamos participar activamente en política” acotando que “este espacio es muy importante para el movimiento obrero porque es la manera que tenemos de decirle basta a todos los atropellos que el gobierno nacional realiza contra el movimiento obrero”.

Asimismo, el dirigente gastronómico enfatizó que “el movimiento obrero ha puesto el corazón, el cuerpo y la vida para defender a la clase trabajadora”, agregando que “es hora de dar este espacio necesario con convicción y decisión para decirle basta a este gobierno. Esta es la mejor manera de honrar al General Perón y la compañera Evita, así como a los compañeros que se levantan todos los días para buscar el pan de cada día”.

Por su parte, el secretario general de la CGT del Valle –Luis Núñez- realzó la importancia de la normalización de las 62 Organizaciones Peronistas porque “en cada adversidad para el pueblo trabajador, este brazo salió a la calle a defender los derechos que le habían sido otorgado por el general Perón”. Asimismo, recordó que en la década del 70´este sector “logró un gran espacio en su inserción en la política nacional, generando la participación de dirigentes del movimiento obrero para crear nuevos derechos para los trabajadores”.

El titular de la CGT planteó que “tras mucho tiempo y luego de haber generado una base firme de compañerismo y amistad que conforman nuestra regional, empezamos a reorganizarla a fines de los años 90´y que se mantuvo más allá de las posturas que se asumían a nivel nacional”.

En la inserción del movimiento obrero en la mesa de las definiciones políticas partidarias se comenzaron a gestar reuniones para lograr consolidar “una unidad de criterios”, dijo Núñez, quien recordó que “las entidades sindicales seguían a dirigentes políticos que tarde o temprano no nos daban respuestas cuando llegaban al poder”.

Con el paso del tiempo se comenzó a comprender que era necesario iniciar un proceso para revertir ello y avanzar en un camino donde se pueda trabajar para insertarse “en la política local dentro del movimiento nacional justicialista”.

La conformación de las 62 Organizaciones Peronistas apunta a contar con un espacio donde los trabajadores pueda participar activamente de la vida política; sentarse a la mesa de las discusiones con el resto de los dirigentes y fijar pautas y políticas que apunten a preservar las fuentes laborales y los derechos adquiridos. Para ello se procura recuperar los espacios de representación en las diferentes categorías que presente el PJ en las próximas elecciones.

SIN COMENTARIOS