USHUAIA. – En el marco de los festejos por el 133° Aniversario de Ushuaia, el flamante rompehielos Almirante Irízar, que tras 10 años volvió amarrar en la puerta de entrada a la Antártida, abrió sus puertas para que todos los vecinos de la provincia recorran el buque insignia de la Armada Argentina.

El vicepresidente del Puerto de Ushuaia, Néstor González, expresó su satisfacción por la llegada del rompehielos más grande del Hemisferio Sur y que, tras haber sufrido un incendio aquel trágico martes 10 de abril de 2007, alrededor de las 19:00, cuando desde la sala de operaciones se confirmaba el incendio en la sala de generadores. En aquel entonces, el buque se encontraba a 140 millas náuticas (260 km) de Puerto Madryn con 241 tripulantes a bordo. La operación, se completó con éxito cuando a las 6:45 fueron rescatados los últimos náufragos de las 32 balsas salvavidas usadas, reportándose sólo cuatro heridos leves y ninguna víctima fatal.

IMG-20171012-WA0154

Tras su retorno al fin del mundo, González comentó que decidieron abrir “las puertas del Puerto a la sociedad porque es la política del Gobierno Provincial; la interacción del Puerto con nuestros vecinos. Es un día propicio para que la gente no solo visite este flamante rompehielos sino también las instalaciones de nuestro Puerto”.

En este sentido, indicó que el puerto “está disponible y a disposición de nuestra sociedad para que conozca nuestro trabajo, observe el mar dado que queremos que nadie le de la espalda a nuestro mar”.

Según indicaron las fuentes gubernamentales, se registraron alrededor de 1200 visitas.

“La Prefectura colaboró mucho en esto en cuanto al resguardo y seguridad de las personas con buzos tácticos y acciones de seguridad”, destacó González.

IMG-20171012-WA0148Lo cierto es que Ushuaia celebró un nuevo aniversario con una gran noticia; el Almirante Irízar, a pesar de los diversos gobiernos por los que pasó la reparación histórica de este emblema argentino, logró transformarse en una política de Estado en un escenario que poco sabe de consenso.

 

SIN COMENTARIOS