Romina Lemos Pereyra y Néstor Franco es la pareja de docentes seleccionada para trabajar en la Escuela Nº 38 “Raúl Ricardo Alfonsín”, y ya se encuentran en la Base Esperanza de la Antártida.

Ambos estuvieron en el continente blanco en 2016, y vuelven a repetir la experiencia este año. Néstor, se desempeñará como docente, y Romina tendrá a cargo la dirección de la escuela, donde tienen chicos desde un año hasta 18.

El proceso de elección para el trabajo en la Antártida comenzó en los meses de marzo-mayo, cuando se hace la depuración de los listados en la junta de clasificación, luego comienza el proceso de presentación de proyectos. Una vez presentadas las habilidades de cada uno, se hace lo mismo con los talleres extracurriculares del turno tarde o mañana.

Los docentes debieron acudir a chequeos médicos generales en la ciudad de Buenos Aires, donde también se les realizó un examen psicológico, para prepararlos a situaciones extremas de aislamiento.

La Base Esperanza es la única donde viven familias y donde está emplazada la escuela, que brinda clases a 16 chicos.