En una campaña paleontológica realizada en Cerro Overo, en Rincón de los Sauces, un grupo de investigadores halló un nuevo dinosaurio carnívoro de la familia de los abelisaurios. Los científicos retiraron parte de de sus restos fósiles, pero aún quedan otros huesos que se extraerán en una campaña proyectada para el próximo año.

“Es un Abelisaurio; se pudo recuperar un maxilar que en comparación con el Viavenator -otro carnívoro hallado cerca del lugar- es más grande. Los huesos de las patas hablan de un ejemplar más robusto y grande”, indicó el paleontólogo Leonardo Filippi, del Museo Municipal Argentino Urquiza y que participó de los trabajos en el terreno.

En una zona cercana conocida como La Invernada se encontró años atrás el “Viavenator exxoni”, el primer dinosaurio carnívoro identificado de la ciudad.

“Es poco probable que sea otro ejemplar de Viavenator, porque además los estudios de Viavenator comprobaron que el ejemplar identificado era un adulto, por lo que no pudo haber crecido mucho más”, explicó

Los investigadores indicaron que si bien es difícil precisar el tamaño del nuevo carnívoro porque aún resta extraer material y estudiarlo, el nuevo dinosaurio rondaría los 6 metros de largo.

“Este nuevo abelisaurio se va a comparar con esta forma ya conocida ”, señaló Filippi.

“En esta campaña se quiso aprovechar que había un pequeño saurópodo identificado, y tomamos las prospecciones en el área para ver si encontrábamos más restos de ornitópodos”, explicó el paleontólogo. Fue así que dieron con el nuevo carnívoro.

La campaña se realizó desde el 8 hasta el 15 de noviembre. En el trabajo de campo participaron además Ariadna Paulina Carabajal, Elena Previtera, Ariel Méndez, Alberto Garrido, Francisco Barrios, y Laura Pipo.

Leonardo Filippi describió que Cerro Overo y La Invernada, son dos zonas que están pegadas. “Son muy fosilíferas, con materiales muy bien preservados y la mayoría articulados”.

En esos sitios se encontraron dinosaurios ornitópodos (herbívoros de andar bípedo), saurópodos (herbívoros cuadrúpedos y de cuello largo), terópodos (carnívoros) y cocodrilos del periodo cretácico superior.

El hallazgo fue en la formación Bajo de la Carpa, que tiene una antigüedad entre 83 y 85 millones de años. En la campaña de este mes se extrajo también parte de los restos de un dinosaurio herbívoro.

“De un saurópodo quedó un bloque por sacar y del carnívoro, quedaron algunos huesos porque están en una roca bastante dura y se necesita más tiempo para poder extraerlos”, amplió el investigador y marcó que se planea sacar lo que quedó el próximo año.

El paleontólogo describió que es un lugar donde se encontraron saurópodos que rondaban los diez metros de largo. Uno de esos ejemplares fue el Overosaurus, que tenía “bien preservada la columna, pero no las extremidades”.

Del saurópodo que se extrae ahora, ya tienen dos fémures, parte de la pata trasera y delantera, y algunos huesos de la cadera . “Hasta que no se limpie el material no sabremos si es un ejemplar nuevo de Overosaurio, que aportaría información novedosa; o si se trata de otra especie de tamaño similar”, expuso a Diario de Río Negro.