Profesionales médicos de Misiones informaron sobre los riesgos para la salud asociados al consumo de cigarrillos electrónicos, recomendaron no utilizar este método para dejar de fumar y afirmaron que no existen trabajos científicos a largo plazo que «avalen» su utilidad para colaborar en el abandono del consumo de tabaco.

La neumonóloga del Hospital Escuela de Agudos Ramón Madariaga, Susana Azcona, comentó que el tabaquismo es una enfermedad crónica adictiva que suele iniciarse antes de los 15 años, que origina graves padecimientos respiratorios, cardiovasculares y neoplásicos, y que es la principal causa prevenible de muerte y discapacidad.

En ese sentido agregó que la nicotina presenta «elevado poder de adicción», y que el cigarrillo electrónico es un «dispositivo que contiene nicotina glicerina propilenglicol y saborizantes».

También recordó que en el 2004 comenzó a utilizarse para «dejar de fumar, disminuir el consumo de tabaco y en lugares públicos con prohibición de fumar».

Por otra parte, precisó que se ha demostrado que el vapor aerosol que dispensa el cigarrillo «no es inocuo y que contiene sustancias tóxicas y cancerígenas», y agregó que «contamina el aire» con riesgo para los que comparten el lugar.

«No existen trabajos científicos a largo plazo que avalen que el cigarrillo electrónico sea útil para dejar de fumar o seguro en el consumo, pero sí se sabe que los jóvenes pueden iniciarse en la adicción a la nicotina a través del uso del cigarrillo electrónico», comentó la profesional.

Por su parte, Azcona se refirió -también- al consumo de nicotina en los jóvenes y aseguró que «la nicotina produce cambios adaptativos y funcionales en el sistema nervioso central que resultan en el desarrollo de la adicción».

«La exposición temprana en la vida favorece al desarrollo de la adicción a la nicotina. Estudios poblacionales confirman que más del 90% de los fumadores se inician antes de los 18 años. Se observó en los últimos años un aumento en el consumo de cigarrillos electrónicos en jóvenes de 15 a 18 años, en países europeos, Estados Unidos, Corea», prosiguió.

Luego afirmó que no es aconsejable el «uso de cigarrillo electrónico para dejar de fumar, por el aporte de nicotina del mismo que favorece a la dependencia y la continuidad del hábito. Los profesionales de la salud, los neumonólogos y los que realizan cesación tabáquica no recomendamos el uso de cigarrillo electrónico».

Azcona también recordó que en el hospital Escuela de Agudos Doctor Ramón Madariaga, está funcionando un consultorio de cesación tabáquica, comprendido en el Programa de «Enfermedades Crónicas No Transmisibles».