El hecho insólito ocurrió en España. Los movimientos de personas veganas siguen dando que hablar y ahora en la Madre Patria. A través de su cuenta de Twitter, el colectivo Santuario Animal Almas Veganas proclamó que «los huevos son de las gallinas», que merecen una «vida tranquila y digna», motivo que llevó a las activistas a separarlas de los gallos”.

“Comer huevos genera la explotación de las gallinas desde que nacen hasta que mueren. Los pollos son separados de las gallinas y, cuando la gallina no pone, es asesinada. Esto es consecuencia directa de nuestro consumo”, indicaron las jóvenes ambientalistas que forman parte del colectivo al medio español Todo es Mentira.

A juicio de las creadoras de esta asociación, los consumidores de huevos “son cómplices de la opresión”. Una de las entrevistadas, de hecho, afirma en uno de sus vídeos que las jaulas de gallinas son “campos de concentración” y que quienes los critican “son personas fascistas y tránsfobas”.

Luego de que los dichos de las jóvenes tomaran una amplia repercusión en España y el mundo, denunciaron a través de su canal de Youtube que las burlas hacia el colectivo habían sido orquestadas por los medios.

Asimismo, «Almas veganas» reiteró su argumentario: «Los huevos son de las gallinas. Comérselos es robárselos y financiar la esclavitud animal. Cada día matan a millones de animales y, con ello, destruyen el planeta […] Comer animales es fascista», concluyeron.

Según explicaron los miembros de Almas Veganas, “el santuario busca darle una vida mejor a los animales explotados”. “Los invito a todos a ir a mataderos y a granjas para ver cómo están los animales”, denunciaba una de la militante, asegurando que “los que nos llaman frikis (fenómenos) hacen comentarios tránsfobos que cuestionan y ridiculizan a las demás.